«

»

Jul 01

Traducción: El palíndromo

   Una de las muchas cosas que puede hacer un filólogo es traducir. Sí, ya sabemos que existe una carrera especializada en la traducción. No obstante, los filólogos también podemos hacerlo, gracias al estudio profundo que realizamos sobre las diferentes culturas (dependiendo de la especialidad: español, gallego o inglés); tal y como éstas se manifiestan en su lengua y literatura a través de sus textos escritos.

   En este caso, nos hemos propuesto la traducción de un palíndromo. ¿Y qué es un palíndromo? Un palíndromo es básicamente el equivalente de un número capicúa en letras. Dicho de otro modo, es una palabra u oración que se lee igual de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Esta composición supone, en cierto modo, trascender la voluntad del escritor para adentrarse en un acto creativo mediante el que se busca todo aquello que –aunque preexistente en el acto de creación– permanecía oculto en la lengua. Todo un reto. Sin duda, un ejercicio interesante que requiere dominio del idioma; jugar con las palabras, con el lenguaje; ciertas habilidades y destrezas; y cómo no, mucho trabajo y paciencia.

  Gonzalo Navaza –además de profesor de Literatura Gallega en la Universidad de Vigo, crítico literario y traductor– es el autor de un palindromario (nótese la combinación de las palabras: palíndromo y poemario) titulado A torre da derrotA. De dicha obra, hemos extraído un par de versos que se citarán a continuación, para su posterior traducción al inglés, y a la cual le sucederá su correspondiente explicación.

E se acaso rosa caesE

Aire só seríA (p. 49)

   Considerando que el palíndromo de Gonzalo Navaza hace referencia a la idea de que todo cae, se desvanece y desaparece, tal y como refleja el primer verso; así como también el hecho de que la palabra –reflejada en la rosa, símbolo de lo aparentemente frágil– supera y desafía el paso del tiempo, se ha considerado oportuno reflejar dicho mensaje bajo la siguiente propuesta:

Drown worD

   En un intento de mantener el sentido original, así como también su forma –esto es, el palíndromo–; Drown se corresponde con caesE, dado que refleja la idea de derrota, caída, hundimiento, sumergirse o inundarse, también presentes en la inmersión que hace el lector al leer el poema. Evidentemente, la palabra Word, se corresponde con el sentido que el autor le da a la rosa.

   Para el segundo verso, son posibles dos alternativas, de las cuales prevalece la primera.

No reifier oN

  Siguiendo la definición original de la palabra, reifier parece reflejar a la perfección la idea de considerar (o no) todo aquello que resulta abstracto como concreto; lo cual tiene sentido, si la interpretación del segundo verso nos llevase a pensar en que todo aquello que desaparece o se hace nada en el aire, finalmente resurge como si del ave fénix se tratase. (Algo equivalente a un ‘resurgir’ o ‘revivir’ de la palabra).

   Una segunda propuesta para el segundo verso, podría ser la siguiente:

No time 2 emit oN

  Sería igualmente un reflejo de que el hundimiento de la palabra no da lugar (o tiempo) a que ésta sea emitida, por decirlo de algún modo. Dicha idea se relaciona con su aparente desvanecimiento o desaparición en el aire –tal y como parece reflejar el autor–, ya que, en cierto modo, las palabras se las lleva el viento. No obstante, pueden flotar o permanecer en este medio indefinidamente.

   Esta segunda propuesta, también refleja que no se pierde aquello que no es emitido –o dicho de otro modo–, si la palabra se hunde, no tiene tiempo de ser reflejada. Esta idea simboliza que siempre hay esperanza, ya que todo deja un rastro o una huella, tal y como reflejan los versos de Gonzalo Navaza.

   Como se ha podido comprobar, realizar una traducción lo más fiel posible al original –que como sabemos, implica mantener lo mejor posible el sentido y la forma originales de la obra–, no es tarea sencilla; especialmente si nos referimos a la traducción poética. Por ello, hacemos especial énfasis en la primera propuesta planteada,  ya que contiene mucha más carga significativa, en todos sus sentidos.

   Como traductores, caer en la literalidad de los versos podría resultar inadecuado. Sabemos por tanto, que algo está bien traducido cuando su esencia –esto es, ritmo, musicalidad y sentido– permanecen intactos.

  Muy sintéticamente, podríamos concluir diciendo que traducir poesía es un ejercicio de interpretación, adaptación y creación, en el que el traductor comunica una serie de conocimientos con los que enriquece la lengua de destino.

Share:

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Pilar

    El palíndromo, en sí mismo, es un trabajo extraordinario y la traducción del mismo a otro idioma lo es mucho más, además de las dificultades que presenta, ya sólo por mantener su esencia. Todo un reto como se menciona en la explicación.

    Filonautas…. seguiré vuestros pasos deleitándome con vuestras creaciones. Que el tiempo recompense vuestro trabajo!!!

    1. Anabella Barsaglini Castro

      Gracias por tu comentario, Pilar. Nos alegra saber que contamos con gente al otro lado de la pantalla, cuyo feedback nos ayude a mejorar. Intentaremos hacerlo lo mejor posible para que resulte útil y ameno.
      Un saludo.

  2. Marcos

    Como me gusta esa “mala gente” que, sin vivenciar Parìs, te corrige con pasión y humor; hasta puede descubrir un palíndromo o inventar una definición con amor, sin amar. De buena gente está lleno el mundo; Filonautas………… los necesitamos en este ” limbonet” para ir llegando.

    Éxitos y cosas.

    1. Anabella Barsaglini Castro

      Gracias por tu comentario, Marcos. Intentaremos hacerlo lo mejor posible para que resulte útil y ameno.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *